sábado, 14 de octubre de 2017

La silla de montar de la reina Isabel II

Silla de montar
En el Museo Militar están desarrollando una campaña de divulgación de los fondos patrimoniales que existen en el Centro de Historia y Cultura Militar, iniciada por este mismo organismo. Así durante este mes de octubre la pieza "joya" del Museo es la silla de montar para amazona de la reina Isabel II de España (1830-1904).

La silla está realizada en cuero repujado, marrón oscuro y claro y reproduce decoración de filigrana.

sábado, 7 de octubre de 2017

La "Guerra de Margallo"

La guerra de Marruecos, Muerte de Margallo

La "Guerra de Margallo" o Primera Guerra del Rif es una campaña casi desconocida y bastante marginada de las guerras de España en Marruecos, que tuvo lugar entre 1893 y 1894. En este caso la lucha no fue contra el sultanato de Marruecos, como ocurriera 34 años antes en la llamada Guerra de África de 1859 a 1860, sino contra las tribus o cabilas que rodeaban Melilla.

El nombre de Guerra de Margallo viene del apellido del entonces gobernador de Melilla, Juan García y Margallo, quien añadió la gota final en las tensas relaciones entre españoles e indígenas al comenzar la construcción de una fortificación cerca de la tumba de una persona santa para aquellas tribus. De este modo, en poco tiempo un grupo de unos 6.000 guerreros descendieron de las montañas para rodear y sitiar la ciudad de Melilla.

Tras la guerra de 1859 España había aumentado notablemente sus territorios en el norte de Marruecos, incluyendo Ceuta y Melilla, que habían aumentado su territorio a costa de los circundantes. Esto se aprovechó para intentar aumentar las defensas en ambas ciudades, que se consideraban notablemente vulnerables. Estas obras se vieron incrementadas en presupuesto y velocidad de construcción gracias a que la prensa aireó ciertos incidentes en el norte de África. Entre ellos destaca la captura de seis comerciantes españoles por parte de algún grupo armado en el norte de Marruecos. El equipo de rescate compuesto por el cañonero Isla de Luzón llegó a la conclusión de que los seis habían sido ya vendidos como esclavos. De esta forma los esfuerzos para aumentar las defensas de la ciudad de Melilla se incrementaron, especialmente en Peuta de Cabiza y Punta Dolossos.

Avanzadas del fuerte de San Lorenzo en 1893
Sin embargo, una de estas construcciones fue a llevarse a cabo cerca de la tumba de un santo de las cabilas, Sidi Guariach, colmando los ánimos de los nativos dentro de un ambiente ya tenso de por sí.

La guerra comenzó cuando el 3 de octubre unos 6.000 guerreros, procedentes de 39 cabilas y armados con rifles Remington, descendieron de las montañas y atacaron a los cerca de 400 soldados que guardaban la periferia de la ciudad. Los soldados lucharon durante todo el día sufriendo 20 muertos, mientras la ciudad se aprestaba a la defensa y sus ciudadanos se refugiaban detrás de las murallas. Aunque se organizó una milicia civil para ayudar en la defensa, la gran desproporción en número de atacantes y defensores era tal que finalmente estos últimos se vieron obligados a retirarse.

Debido a la ausencia de armamento pesado los atacantes trataron de tomar la ciudad asaltándola a cuerpo descubierto y escalando las murallas. Pese a la escasez de soldados que tenía la ciudad (400 y la recién formada milicia ciudadana), al contrario que los bereberes, los españoles sí tenían armamento pesado. La artillería, unida a los modernos fusiles Mauser que portaban los infantes españoles, causó en los atacantes cerca de 160 bajas, obligándoles a retirarse. Rechazado ese día el primer ataque, la artillería comenzó a castigar las tribus rebeldes, pero uno de esos disparos acertó en una de las mezquitas con tan mala suerte que logró derruirla. Este incidente convertiría la rebelión en una guerra santa.

Operaciones de abastecimiento
del fuerte de Cabrerizas y Rostro Gordo
En España la reacción no se hizo esperar y se puso en alerta la flota, se movilizó el ejército de Andalucía y se envió el acorazado Numancia y dos cañoneras: el Isla de Cuba y el Conde de Venadito. Además, 3.000 soldados fueron trasladados a los puertos, listos para ser embarcados. Las bajas totales de ese día para los españoles ascenderían a 21 muertos y 100 heridos. Al día siguiente, día 4, el Numancia bombardeó numerosas de las tribus rebeldes. Así mismo, nueva artillería llegó hasta Melilla.

Por su parte la noticia de la mezquita destruida por la artillería se extendería por todo Marruecos, comenzando a llegar gente de todo el país para unirse a la yihad, así para el día 5, las fuerzas marroquíes ya se componían de unos 20.000 hombres desmontados y 5.000 a caballo.

En las semanas siguientes se mantuvo una calma tensa mientras la diplomacia actuaba. El sultán de Marruecos Hassan daba la razón a España en los términos de su derecho a la defensa y su derecho a la construcción de dichas fortificaciones. Sin embargo, la ausencia de firmeza y de ganas a la hora de pacificar a sus propios conciudadanos enfurecía al gobierno español, que se encontraba envuelto en una delicada situación, con su ejército y economía cargando con todo el peso de las operaciones, mientras el sultanato no hacía nada por restablecer la situación. Finalmente el sultán envió un contingente al mando de Baja-el-Arbi para restablecer el orden, pero fueron derrotados, empeorando aún más las relaciones con el sultanato.

Desembarco de refuerzos
Durante todo este tiempo y las semanas siguientes la lucha se centró en los fuertes de Camellos y San Lorenzo, hasta que los rifeños consiguieron destruirlos. De modo que el gobernador, Margallo, envió un nuevo contingente y trabajadores para cavar nuevas trincheras en los fuertes de Cabrerizas y Rostro Gordo, más defendibles al estar al amparo de la artillería de la ciudad.

El 22 de octubre el cañonero Conde de Venadito entró por el río Ouro y disparó 31 salvas a las trincheras de los rifeños y regresó al puerto de Melilla sin ningún daño. El 27, 5.000 bereberes atacaron la colina Sidi Guariach, que, pese al apoyo de los cañones del Venadito y de las baterías de la ciudad, lograron tomar, obligando al gobernador Margallo y al general Ortega a abandonar los fuertes e internarse en la ciudad.

Al día siguiente, día 28, el general Margallo organizó un contraataque destinado a recuperar las fortificaciones de Cabrerizas y Rostro Gordo. Al mando de 2.000 soldados, se enfrentó a los 3.000 rifeños allí atrincherados, a los que pronto se unieron otros 6.000 de refuerzo. Con este nuevo refuezo, estos intentaron flanquear a los españoles. Margallo interpretó este hecho erroneamente, pensando que el centro de los rifeños se dispersaba presa del pánico, de modo que ordenó cargar contar las trincheras rifeñas, siendo rechazado con terribles bajas. En ese momento parece que comenzó a darse cuenta de la realidad de la situación y comenzó a sopesar la retirada, pero minutos más tarde fue abatido de un disparo en la cabeza. Ante esta dramática situación de poco sirvieron las actuaciones del general Ortega en la retaguardía para evitar la desbandada, ya que en poco tiempo las tropas españolas comenzaron a huir en completo desorden hacia la ciudad. Durante esta acción destacó un joven y por entonces desconocido teniente llamado Miguel Primo de Rivera, quien más tarde sería recompensado por sus acciones con la más alta distinción, la Cruz Laureada de San Fernando y la promoción a capitán. Según el informe oficial español las bajas de esta acción fueron 70 muertos, incluyendo al propio gobernador, y 122 heridos; sin embargo, diversas fuentes apuntan a que las bajas reales fueron mucho mayores. Por otra parte, un rumor creció posteriormente sobre esta acción: se dijo que fue el propio Primo de Rivera quien disparó en la cabeza a Margallo, pero ninguna prueba lo sustenta y todo apunta a que fue un rifeño quien lo hizo mientras el general comprobaba la situación.

Lectura de las nuevas condiciones
Las noticias de la derrota convencieron al gobierno de mandar ese mismo día otros 3 regimientos de caballería y cuatro batallones de infantería más de refuerzo. Así el 29 se vuelve a intentar otro ataque, éste bajo el mando del general Ortega, con 3.000 soldados, logrando su objetivo y expulsando a los rifeños de sus trincheras en Cabrerizas. Pese al éxito parcial de esta última acción, no se logra romper el cerco a la ciudad.

Con la llegada de los cruceros Alfonso XII e Isla de Luzón, España comenzó a aplicar sobre las posiciones moras toda su potencial naval, sometiéndolas a un intenso bombardeo sin descanso desde la costa. El bombardeo fue de tal intensidad que el día 6 de noviembre los rifeños enviaron una delegación con una propuesta para comenzar las negociaciones de paz. Cuando los españoles comprobaron que los moros no estaban dispuestos para la rendición se reinició el bombardeo noche tras noche, usando por primera vez en la historia reflectores eléctricos para localizar objetivos.

En España, la hasta ahora aletargada maquinaria militar comenzó a despertar, recibiendo el general Macías, sucesor de Margallo, sufientes tropas para retomar el control de la situación y reconstruir las defensas de Melilla. Así, el 27 de noviembre el general Martínez Campos llegaría a Melilla al mando de más de 7.000 efectivos, suficientes ya para formar 2 cuerpos de ejército. En abril de 1894, Martínez Campos se reunió con el embajador de Marruecos para negociar directamente la paz con el sultán de Marruecos.

Las potencias europeas observaron desde la lejanía pero con mucha atención los acontecimientos que se desarrollaban en Marruecos. Francia, que buscaba un aliado para sus propios planes en la región, animó a España a expandir su territorio por Marruecos. Madrid, sin embargo, poco interesada en crear un imperio en África y cuidadosa para no enfurecer al Imperio británico (que veía la extensión territorial de España por el estrecho de Gibraltar con alarma), sólo solicitó aquellos territorios que el sultán estuviese dispuesto a ceder. Esto no desalentó las ambiciones francesas, resultando posteriormente, en el Tratado de Fez de 1912, Marruecos dividido en dos: una parte para España y otra para Francia.

Asimismo, a consecuencia de esta pequeña guerra se le concedió a Melilla su propio cuerpo de la Guardia Civil.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Cardenal Cisneros nº 10

Casa Antonio Baena y José Morely
Edificio que Emilio Alzugaray construye para Antonio Baena y José Morely en la calle Cardenal Cisneros nº 10, entre los años 1916 y 1917.

La amplitud del solar permite centrar todo el programa decorativo de la fachada entre dos miradores laterales sobre elegantes mensuras. Juegos florales, guirnaldas, columnas y eclécticas pilastras.

Consta de planta baja y tres plantas, más otra retranqueada y está construida con paredes de mampostería de piedra local y ladrillo tocho, con vigas de hierro y bovedillas de ladrillo tocho y en el que destaca su fachada principal, a la Calle Cardenal Cisneros, con los bajos con cenefas y las mensuras que conducen a la balconada central, flanqueada por miradores de dos plantas en los extremos, con balcones en las demás plantas de exquisitas referías.

Su fachada presenta una composición simétrica entre los miradores y numerosos detalles zoomórficos y antropomorfos, junto a la ornamentación floral.

Fachada principal
Casa Antonio Baena y José Morely

sábado, 23 de septiembre de 2017

Casa Salomón Cohen

Casa Salomón Cohen
La casa de Salomón Cohen es una de las mejores obras de Emilio Alzugaray, situado en la esquina que forman la calle Cardenal Cisneros nº 8 y la calle Sor Alegría nº 7, y forma parte de los edificios modernistas de melilla.

Realizado en 1915 por el ingeniero Emilio Alzugaray, consta de planta baja y principal. Está construido con muros de piedra y ladrillo tocho y techos de bovedillas de ladrillo tacho, apoyadas sobre vigas de hierro.

Detalle de la esquina
Es uno de los edificios modernistas más elegantes gracias a sus componentes ornamentales, inspirados en la naturaleza, la flora y la fauna, representación de figuras alegóricas. Sus fachadas están dispuestas en torno a un mirador esquinado, apoyado sobre una mensual en abanico y compuesto por varias caras unidas con unas columnillas circulares que sostienen un entablamento con un festón, en el que aparece un águila, dando paso al «coup de foyer», un remate ondulante en semicono que se inicia con una crecería y que alberga un festón pequeño. Estas fachadas están compuestas por un balcón central, sobre cuya ventana se sitúa una moldura con un festón, rodeada de balconadas, sobre cuyas ventanas se sitúan molduras con leones, ambos con balaustradas y delimitados por cenefas verticales con motivos vegetales. Todo se culmina con balaustradas, a excepción del centro, donde se sitúan remates adornados con un festón.

Destaca en su trabajo el carácter clásico y académico que siempre imprime este ingeniero en sus obras.

Salomón Cohen fue un rico y próspero comerciante hebreo de Melilla.

Calle Cardenal Cisneros (Foto Barroso)
Detalle de los balcones
Detalle de la fachada
Calle Cardenal Cisneros (Foto Barroso)
Casa Salomón Cohen
Detalle del balcón chaflán

sábado, 16 de septiembre de 2017

Calle Cardenal Cisneros nº 4-6

Edificio Cardenal Cisneros 4-6 (Foto Barroso)
Este edificio del arquitecto Enrique Nieto y del año 1935, nos muestra un singular elemento o remate ondulante con un óculo central a modo de coronación de fachada. De esta forma rompía conscientemente las líneas rectas propias del Clasicismo. La decoración floral en los enmarques de vanos y en la balaustrada, nos anuncia la sensibilidad estética del arquitecto, muy vinculada a la producción catalana.

En los locales de este edificio encontramos en la actualidad la clínica dental Vitaldent.

Detalle del óculo central
Detalle de la decoración floral

sábado, 9 de septiembre de 2017

Cámara de Comercio

Cámara de Comercio
La Cámara de Comercio de Melilla agrupaba a uno de los sectores sociales y económicos más influyentes de la ciudad: su pequeña burguesía comercial. Enrique Nieto realizó altruistamente el proyecto de un elegante edificios para su sede, siguiendo las tendencias decorativas de la secesión vienesa.

Símbolo arquitectónico de la Melilla Comercial, debería atribuírsele, justamente también, el de la sociedad civil a la que representa, al ser la Corporación el primer organismo oficial que se instaure  -sucediendo a la “Asociación Mercantil e Industrial y de Propietarios” (1899)-, con estos fines en lo que hoy conocemos como la Melilla moderna.

Fachada principal
La íntima relación entre el arquitecto y la Entidad se produce, prácticamente, desde la llegada del Sr. Nieto a la urbe (1909). Su primer proyecto de Museo Comercial para la Corporación en 1910 –no ejecutado- nos habla del inicio de un idílico maridaje, cuyo fruto más significativo va a ser la construcción de la Sede Social, en la que la dirección facultativa y el trazado se realizará de forma altruista.

La idea original de crear un Museo Comercial –exposición permanente de productos industriales-permitirá, años más tarde, adicionarle los servicios inherentes a sus funciones y traducir los ideales camerales para la proyección económica –nacionalización del comercio-, cultural y social de la ciudad.

Puerta principal
Será pues, sobre el solar 189 del Barrio Reina Victoria, cedido en usufructo por el Ramo de Guerra (1912), donde se levante, con la autorización del General Presidente de la Junta de Arbitrios, D. José Villalba Riquelme -28 julio 1913-, el proyecto firmado por el Sr. Nieto, en abril de 1913, que habrá de designar a la Cámara melillense como la primera de España que cuente con domicilio propio.

Colocada la primera piedra del inmueble el 2 de agosto de 1913, será inaugurado oficialmente el 25 de julio de 1915 –el 14 de noviembre de 1914 ya había celebrado sesión la Junta Directiva en el nuevo edificio-, con un monto total de 64.000 pesetas y un coste humano apreciable, al fallecer, consecuencia de la caída del andamio por desfallecimiento (14 de abril 1914), el obrero D. Rafael Vega Guerrero, cuyo duelo, dos días más tarde, será presidido por los contratistas Sres. Mariné y Bonet y el arquitecto.

El acceso, centrado, se realiza por la calle Cervantes. A ambos lados del ingreso y vestíbulo –hoy podemos ver la placa conmemorativa a D. Pablo Vallescá (primer presidente), diseñada por D. Manuel Aguilera Gálvez (1918)-, que da paso a la escalera, se intalarían las salas del museo- a su izquierda, estuvo a partir de 1995, la Sede de la Comisión V Centenario y, hoy, a su derecha, por las obras de reforma, las oficinas camerales, si bien, anteriormente, se situaba la Subdelegación Regional de Comercio-, y, a su izquierda, los despachos de Secretaría y Secretario.

Cámara de Comercio en los años 30
En el piso superior, se emplazaba, correspondiéndose con toda la línea de fachada de la calle Cervantes, el Salón de Actos que, por su lado interior derecho, permitía el acceso a la Biblioteca y Aula y, por el izquierdo, al Despacho de Presidencia –y Directiva-y Antedespacho que disponía de una escalera de caracol que comunicaba con la Secretaría en el piso inferior.

En este segundo nivel, hay que destacar, por un lado, el mobiliario de la Biblioteca –croquis del arquitecto- confeccionado por los Sres. Duc y Robeda y, por otro, los juegos de vidrieras artística –donadas por el Sr. Paraíso-, correspondientes a la escalera principal. En el despacho actual de la presidencia, se conserva el vaciado de escayola del proyecto de Mausoleo (1924), para dicho prócer, obra del Sr. Nieto.

Fachada principal
Las fachadas del edificio nos presentan, por primera vez, la toma de posesión del arquitecto de la esencia secesionista del modernismo. De ello son ejemplos: sus bandas desarrolladas, cual pinjante, partiendo de los enmarques y flores cuadráticas que marcan las líneas estructurales edificativas, losa tres círculos concéntricos, los herrajes principales, inicialmente también como pretil de azotea –hoy, remedo de ellos-, y el exorno floral que corona el inmueble y los antepechos de sus vanos.

Las cintas, guirnaldas y festones que orlan las luces en su piso principal, y cortejan su puerta, serán los testigos del relieve voluminoso que lo emparenta con anteriores líneas de meandros que ahora buscan su canalización. Corona final, escudo, emblema y leyenda, institucionalizadotes de la Sede, le darán ese carácter palaciego, de efectos imperiales, que busca en su enladrillado la corporeidad edilicia reflejo de las expectativas tangibles y, en su enlucido, la manifestación patente de las ilusiones nacionales.

Foto "El Alminar de Melilla"
Una de las ultimas reformas del edificio es el “Proyecto básico de rehabilitación y ampliación del edificio…” a cargo del arquitecto D. Benitom Perelló González Moreno (20 septiembre de 2006)-visado por COACAM (26 septiembre 2006)-, en el que, junto a las labores de saneamiento de la cubietra y consolidación de la estructura, se le adiciona una planta más, retraqueándola tres metros en la línea de la fachada.


El edificio de la Cámara de Comercio, su concepción, responderá fielmente a ese todo orgánico que se propugna con la integración de las artes, pero, sobre todo, será reflejo de la unión factible de unos ideales comunes-culturales, sociales y económicos- que darán vida a la Corporación y, por tanto, a la ciudad.

Calle Cervantes y Cámara de Comercio
En 2012 se realizó una total rehabilitación del edificio, tanto en su interior como en su exterior. El edificio se vio afectado tras las obras del Teatro Kursaal, ya que sus paredes hacen medianería. En la actualidad  no tiene actividad y sus trabajadores se encuentran en juicios por el ERE que se realizó en su momento.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Almacenes "La Reconquista"

Almacenes "La Reconsquista"
En 1915, el arquitecto Enrique Nieto emprende la ampliación de un edificio anterior, el proyecto de Almacenes "La Reconquista", situado en la plaza Menéndez y Pelayo. Un edificio considerado como una de las joyas de Melilla. La decoración es plenamente floral, con remates ampulosos, piñas en los chaflanes y elegantes referencias de mujeres que delatan un origen francés, junto a referencias de la Secesión y detalles propios del Modernismo catalán.

Almacenes "La Reconquista"
Los Almacenes tuvieron gran fama entre la población melillense, siendo sus escaparates expositores de lo más preciado y selecto de la Melilla de los años 20. Por ejemplo los bocetos de placas y lápidas militares, se exponían en sus escaparates antes de ser instaladas en su lugar final.

La inversión de catalanes y bilbaínos en Melilla hizo que esta subiera como la espuma en los años 20. Así los Almacenes "La Reconquista", la librería "Postal Exprés" y "Boix Hermanos", pertenecían a los primeros y la inversión de los segundos se centró en las minas del Rif.


Plaza Menendez y Pelayo
Detalle de las ventanas
Su cúpula en forma de piña
Esquina con la Avenida
Edificio "La Reconquista" (Foto José Antonio Gómez)
 Fachada a la plaza (Foto José Antonio Gómez)
Almacenes la Reconquista años 20-30

sábado, 26 de agosto de 2017

Antiguo edificio de correos y telégrafos

Casa Antonio Iraola de Goicoechea
El que fuera antiguo edificio de correos y telégrafos, situado entre la plaza de España y la calle Ejército Español, se construyó en 1911 para Antonio Iraola de Goicoechea, siguiendo en sus formas los elementos más claros del Modernismo. Sin embargo, entre 1952 y 1953 sufrió una lamentable reforma de fachada que le hizo perder sus principales aspectos decorativos.

Hasta finales de los años 40 fue sede de la Administración de Correos y Telégrafos.

En la actualidad es la sede del Banco Santander en su planta baja y viviendas en las plantas superiores.
Desde la puerta del Ayuntamiento
Fachada a la calle Ejército Español
Fachada lateral
Casa Antonio Iraola de Goicoechea
Chaflán del edificio
Edificio años 50

Sede de Correos y Telégrafos a finales de los 40

sábado, 19 de agosto de 2017

Casa David Melul


Casa David Melul
La "Casa Melul" es uno de los edificios más significativos de Melilla. Fue construido en dos fases, debido a su ajuste al nuevo trazado de la Plaza de España. Comenzó su construcción en 1909 y fue reformado entre 1915 y 1917, según el proyecto de Enrique Nieto en estilo modernista. Es el primer edificio que se levanta en la zona del ensanche modernista. Desde su finalización en 1917, ha sufrido mutilaciones importantes que han degradado la imagen del mismo. Su rehabilitación basta fundamentalmente en la recuperación de las tres fachadas, la cubierta y el portal, procura ser fiel al proyecto original.

Casa Melul en los años hacia 1920
El edificio denominado popularmente como "Casa Melul", es un edificio de viviendas y se construye en dos fases bien diferenciadas. En primer lugar, D. David Melul encarga un edificio acorde a las alineaciones del Barrio de Reina Victoria cuyo autor fue Alejandro Rodríguez Borlado. El edificio de dos plantas resultante queda fuera de alineación cuando se configura el trazado de la Plaza de España y cuando se permite la edificación de cinco plantas a partir de 1910, es cuando la propiedad plantea la construcción de un nuevo edificio sobre el anterior (aprovechando de éste su estructura) y alineándose al nuevo trazado.

Es en 1915 cuando el arquitecto Enrique Nieto Nieto proyecta bajo encargo de D. David Melul el nuevo edificio de cuatro plantas de altura y ático. El edificio se estructura aprovechando su posición privilegiada disponiendo dos miradores volados en las esquinas que se remontan con templetes cubiertos por cúpulas. El centro de la fachada lo ocupa un mirador muy ornamentado coronado por un elemento circular decorado con motivos florales. Las otras dos fachadas se disponen siguiendo las pautas de la anterior. En la que ofrece frente a la Avenida se potencia un eje central donde se dispone el acceso al edificio, éste punto se refuerza con la disposición de un mirador de una planta coronado por una balaustrada. Este eje queda rematado por un elemento semicircular similar al que ofrecía frente a la Plaza España. 

Fachada de la Avenida
La fachada que ofrece frente a la calle General Marina no posee un eje central como las otras dos pero continúa con los ritmos y ornamentación profusa de las otras fachadas quedando perfectamente integrada competitivamente con las otras dos. En este edificio, Nieto compensa los ejes horizontales marcados fundamentalmente por las líneas de balcones, con los verticales marcados por las pilastras rasgadas y la unión de huecos recercados.

Aunque se ha repetido muchas veces que Enrique Nieto era seguidor de Gaudí, realmente su obra refleja la influencia en la fase más ornamental del arquitecto catalán Domènech i Montaner, como puede verse precisamente en este edificio. D. Antonio Bravo Nieto en su libro La construcción de una ciudad europea en el contexto norteamericano, apunta que podemos ver elementos similares a los referentes modernistas en la obra de Domènech i Montaner en Barcelona tales como el Hospital de San Pau, el edificio de Instituciones Provinciales (1877) y sobre todo de la casa Lleó Morera (1905) donde "...parecer que Nieto quiere hacer un homenaje a quien evidentemente le proporcionaba un amplísimo muestrario de formas, y por el que se sentía fuertemente influenciado".

Detalle ornamental
Otro referente que se acerca más a la obra que nos ocupa es la de Salvador Valeri en la Torre de Sant Jordi (1908) en cuanto a similitud estética de los templetes.

En el terremoto sufrido en la Ciudad en 1940, el edificio perdió los templetes y el arco que coronaban la fachada de la Plaza de España y que se intentaron recuperar en la restauración de las fachadas realizada en 1989. En esta misma restauración se recuperan las balaustradas de la fachada a la Plaza de España y el color original según proyecto del estudio de arquitectura Moreno y Montero.

Edificio en 1917
En los años 70 el edificio perdió el semicírculo secesionista ornamentado similar al existente en la fachada a la Avenida, así como las balaustradas decorativas entre otros.

En sus bajos siempre se utilizaron como locales para negocios. El primero, nada más terminado el edificio, fue el Café Madrid. En la actualidad nos encontramos con: El Palacio de Cristal, la Joyería Londres, Multiópticas Roca y la Heladería La Ibense.

David Melul nació en Melilla y fue un gran mecenas de todas las iniciativas culturales relacionadas con la ciudad y la cultura sefardí.

Fachada a la Plaza España
Puerta de acceso antes de la rehabilitación
Fachada a la Avenida
Fachada a la Avenida
Esquina General Marina
Detalle ventanal
Fachada a la Avenida (Foto Rafi Alonso)
Interior antes de la rehabilitación (Foto Ramón Carreño)

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...